,

¿Cómo conseguir el peso ideal?

Peso ideal
Es verdad que pareciera que el mundo girara cada vez más rápido. Nuestras tareas diarias cada vez son más difíciles de efectuar en el tiempo previsto y, aunque suene a cliché, el tiempo corre demasiado aprisa como para poder llevar una vida saludable y al menos más tranquila.

El mundo moderno necesita personas con un ritmo acelerado en su diario transcurrir, personas para las cuales el día a día sea vivido como si fuese el último día de su vida. Esos afanes por cumplir las metas impuestas en el trabajo, por tratar de resolver todos los problemas de inmediato, por estar a tiempo en casa o por mantener al menos viva una relación, han hecho que lo que para nosotros era una prioridad hace algunos años, sea ahora lo que más descuidamos. El problema es que llegado el momento nuestro organismo va a pasarnos factura, cuando nos agobie el cansancio, cuando no tengamos más tiempo para la familia o cuando nuestro cuerpo ya no se encuentre en el peso ideal, como consecuencia de ingerir comidas rápidas, a destiempo, y por no haber hecho al menos algo de ejercicio y llevar una nutrición adecuada.

¿Qué significa tener el peso ideal?

Tal vez usted sea de las personas que alguna vez en su vida intentaron bajar de peso con una dieta. Si fue así, sabe a conciencia cuán difícil fue, después de hacerla, mantener el peso ideal.

Aunque no es una tarea difícil, el peso ideal se puede lograr mediante el entrenamiento personal y la nutrición adecuada, obteniendo así un balance ideal entre lo que consume diariamente y lo que gasta en ejercicio, alcanzando un mejor estado de ánimo, mejorando su salud, obteniendo más bienestar, sintiéndose recargado de energía, aumentando su esperanza de vida y mejorando por supuesto su autoestima.

¿Por qué es tan difícil mantener el peso ideal?

Básicamente se debe a la ingesta de comida con alto contenido de carbohidratos y grasas de origen animal; por el sedentarismo que nos lleva a estar largas horas sentado trabajando o descansando sin hacer ejercicio, aunque, claro está, hay factores genéticos que pueden mostrar cierta predisposición al sobrepeso.

Pero, digamos que sobre este tema no hay nada que no se haya discutido a nivel científico. Aunque usted sea propenso al sobrepeso, no habrá un ejercicio malo, un entrenamiento inadecuado, ni una nutrición que sea contraproducente. Por el contrario, la máquina maravillosa que es el cuerpo humano, es capaz de asimilar los cambios efectuados en la alimentación o el cambio de rutinas por otras más dinámicas de manera equilibrada, siempre y cuando sean acompañadas y dirigidas por profesionales en esa área.

Entonces, ¿Cómo puedo obtener el peso ideal?


El entrenamiento personal es quizá una de las mejores estrategias para lograr el peso ideal. Usted debe acompañarse del personal idóneo para que, de acuerdo con su edad, ocupación y rutina diaria, le programe las actividades o ejercicios adecuados a su condición. Procure tener programado espacios libres en la semana para dedicárselos a ejercitarse y considérelo una prioridad para usted. La mayoría de personas desisten en las primeras semanas del entrenamiento porque se sienten agotados o no ven los resultados rápidamente, pero es justamente cuando en cuerpo está reacomodándose para esos cambios que serán permanentes siempre y cuando usted tenga confianza en usted mismo y continúe regularmente con la rutina establecida.

Sin embargo, el entrenamiento personal debe ir acompañado de una nutrición adecuada. Se recomienda consumir frutas y verduras, que le aportarán una buena cantidad de vitaminas y minerales; frutos secos, que a pesar de poseer un alto contenido energético, son ideales como snacks, se pueden consumir en cualquier plan de adelgazamiento, y son una buena fuente de proteína; carnes blancas, como la del pollo o pavo, asadas o hervidas, y por supuesto mantenerse hidratado todo el día. Beber entre ocho a diez vasos de agua en el día le proveerá una hidratación ideal y le permitirá una eficiente eliminación de toxinas excretadas por el ejercicio.

Muchas personas creen que pueden obtener el peso ideal dejando de consumir alimentos, eso es del todo contraproducente. Lo que puede pasar es que se generen problemas a nivel metabólico y su cuerpo será el padezca estas consecuencias. No se baja peso dejando de comer, pero sí reduciendo la cantidad de calorías que los alimentos le aportan. Por eso, se insiste en que debe hacerse una selección cuidadosa de aquellos que tienen más grasa y calorías y reemplazarlos por aquellos que le provean vitaminas, minerales y elementos como aminoácidos, que resultan ser excelentes precursores de las proteínas.

¡Confíe en usted! Son las tres palabras que más escuchará cuando se proponga alcanzar el peso ideal y empiece en serio una rutina de ejercicios acompañado de una nutrición balanceada. Puede que al principio no note usted los resultados, pero las personas a su al rededor se encargarán de decírselo. Con el pasar de los días usted notará cambios ostensibles como reducción de tallas en su ropa, se sentirá con más energía, menos agitado, tomará decisiones más sanas como reemplazar la comida rápida por una ensalada de frutas o semillas tostadas o subir escaleras en lugar de esperar el elevador.

Cualquier cosa que usted realice a favor de su cuerpo tendrá un efecto positivo en él y le ayudará a lograr lo que se propone. Por ejemplo, reemplace la ida al supermercado por una caminata, y no vaya a comprar los alimentos cuando no haya consumido alimento alguno, para evitar tentaciones.

Lo animo para que empiece desde ya a programar su tiempo, a hacer una lista minuciosa de lo que come actualmente y las horas en que suele hacerlo, consulte a un experto para que le brinde la asesoría adecuada en cuanto a las rutinas y ejercicios que debe llevar a cabo, y empiece una nueva vida más saludable; los beneficios que obtendrá con esto son amplios y le permitirán llevar su día a día de la mejor manera posible. Recuerde que la constancia vencerá algún día, no se dé por vencido a la primera caída.