10 pasos efectivos para lograr la disciplina en el gimnasio

18 de octubre de 2023

Lograr la disciplina en el gimnasio requiere constancia, trabajo y esfuerzo. Te damos a continuación 10 pasos efectivos para que tu estancia en el gimnasio no sea solo cuestión de días o semanas, sino que, en base a perseverancia y voluntad, consigas el estado físico que tanto deseas.

Como en toda actividad -profesional, deportiva, académica o de otra índole- lograr la disciplina y llegar al éxito se requiere de trabajo, estudio y constancia. En el mundo del fitness, los triunfos llegan cuando se cumplen religiosamente tres condiciones: ejercicio físico, alimentación sana y descanso, el llamado entrenamiento invisible.

Esta nota te puede interesar: ¿Cómo ponerte en forma? Los 5 componentes del fitness que debes manejar

Un cuerpo marcado y musculoso no se hace de la noche a la mañana. Es producto de la disciplina.

Disciplina y disfrute en el gimnasio: claves

Para empezar, lograr la disciplina en el gimnasio tiene mucho que ver también con el disfrute. Un estudio publicado en la revista científica BMC Public Health, señala que este es un factor fundamental para la práctica continua e ininterrumpida de algún deporte o ejercicio. Aquellas personas que encuentran más placer en sus rutinas, desde los primeros días, difícilmente dejarán de asistir al gimnasio.

Por otro lado, investigadores -entre kinesiólogos y expertos en neurociencia- de las universidades de McMaster y Brock, Ontario, Canadá, señalan que se requieren al menos seis semanas para alcanzar el disfrute y la adherencia para hacer ejercicios. Según el estudio, el HITT (entrenamiento de alta intensidad) es el que consigue mayores y mejores resultados en cuanto a disfrute.

Esta nota te puede interesar: Cardio o HIIT: ¿Cuál es mejor para perder grasa?

Más allá de la actividad física o el tiempo invertido para habituarse o adherirse a los ejercicios, se requiere seguir algunos pasos importantes y esenciales para no rendirse o desmotivarse de la práctica y seguir adelante en pos de nuestros objetivos.

¿Cómo se logra la disciplina en el gimnasio?

Unos entrenan y hacen ejercicios con disciplina férrea para ganar medallas, trofeos o batir sus propios récords. Otros, en cambio, lo hacen para modificar su estilo de vida, mejorar su salud física y mental, liberarse del estrés, fortalecer sus cuerpos y más.

Sean cual sean los motivos, aquí te damos diez pasos efectivos para que le pongas rigor y orden a tus días en el gimnasio. El objetivo es que le saques el máximo provecho a los ejercicios y al entrenamiento, y cumplas con tus metas propuestas.

Ve al gimnasio a la misma hora. Nuestro cuerpo es tan sabio que se acostumbra al horario que le ordenamos y establecemos. Si vas temprano pero te gusta dormir, pon la alarma. Si vas en la noche, planifica tus horas de estudio, trabajo y otras tareas para que no interfieran con tu entrenamiento.

Esta nota te va a interesar: ¿Hay una mejor hora para entrenar y hacer ejercicio?

Planifica bien tu día. No olvides que la planificación es una de las madres del éxito. Elabora un plan diario que te permita realizar y cumplir a rajatabla con tus obligaciones, estés alerta cuando tengas que comer tus alimentos y te indique la hora en que debas alistarte para ir al gimnasio.

Adiós desgano. A todos nos sucede que, el día menos esperado, nos levantamos sin energía ni ganas para hacer ejercicios. Si llega ese día “plomo”, trata de no faltar a tu entrenamiento. Habla con el entrenador o instructor y pregúntale si podrías realizar sesiones breves y menos intensas.

Un truco para despejar la pereza es ponerse la vestimenta de entrenamiento, antes de salir de casa u oficina, cuando te toque día de gimnasio. Tu cerebro se activará y asociará de inmediato con una actividad física. Inténtalo.  

Levantarse cada mañana con ganas y actitud para ir gimnasio. Paso importante de la disciplina.

2 claves para lograr disciplina: buena dieta y motivación

Cambios en tu dieta. Consulta con un nutricionista profesional para que te oriente sobre la dieta que más te convenga. Todo cambio en el estilo de vida implica realizar modificaciones en nuestras comidas, así como empezar a balancear el consumo de verduras, carbohidratos, grasas, legumbres, proteínas, vitaminas, etc. Asimismo, pregúntale por la cantidad de agua que debes tomar diariamente y si requieres suplementos para complementar tu dieta.

Preguntas motivadoras. Pregúntate: ¿Qué te motiva a ir al gimnasio? ¿para qué y por qué quieres hacer ejercicios? ¿Vas solos por recomendación médica? ¿Va solo para liberarte del estrés, desarrollar músculos o bajar de peso? ¿o solo porque quieres conocer nueva gente? Teniendo claras las respuestas, tu estancia en el gimnasio empezarás con buen pie.

Elige bien la actividad y ejercicios que deseas realizar. Es muy común ver gente llegar al gimnasio sin una idea concreta de qué hacer. Deambulan sin hacer ejercicios o los ejecutan de manera errada, pues, en muchas ocasiones, los instructores son insuficientes para atender a tantos clientes. Consulta con un entrenador profesional para que te pueda elaborar un plan acorde con tus objetivos, condición física y salud.

Esta nota te va a interesar: Cinco razones por las que necesitas un entrenador personal

Disciplina en el gimnasio: de lo simple a lo complejo

De lo simple a lo complejo. Trata de empezar por los deportes o ejercicios más sencillos. Los más grandes fisicoculturistas de la historia se hicieron desde abajo, levantando un par de mancuernas ligeras de kilos. El camino se empieza a recorrer con la guía profesional de un entrenador, para, luego, con el tiempo y el trabajo, intensificar de a pocos el entrenamiento.

Buena compañía. Lograr la disciplina en el gimnasio es un cuestión física y mental. Por ello, muchos consideran importante realizar las rutinas acompañado de personas que tengan (casi) las mismas metas y objetivos. Como en el fútbol, básquet o vóley, el sentimiento de grupo suele impulsar las voluntades.

A veces, la compañía apropiada es una gran motivadora para lograr los objetivos en el gimnasio.

Música como estimulación en el gimnasio

Sin distraerse. Sociabilizar y hacer amigos o amigas en el gimnasio puede ser gratificante y divertido. Sin embargo, si el objetivo es lograr resultados óptimos en tu físico, ponerte en forma, fortalecer los músculos u otros, hay que poner todo el esfuerzo posible en concentrarse, enfocarse en el entrenamiento y dejar de lado el cotilleo.

Música estimulante. Es un factor esencial para motivarte mientras haces, por ejemplo, spinning, rutina elíptica, remo, levantas pesas o cualquier otra actividad. Es probable que no te guste el setlist del gimnasio, en tal caso ponte tus audífonos, a volumen moderado, y motívate disfrutando de tus canciones favoritas.

Esta nota te va a interesar: Maluma y su cambio de imagen físico para lucir abdominales de acero

No lo olvides, el ensayo hace al maestro o maestra. Cada día tendrás que motivarte y, en no pocas oportunidades, vencer a la desidia o el desgano para lograr imponer la disciplina en tu vida. Los buenos resultados los verás cuando menos lo imagines. Todo es cuestión de perseverancia y voluntad.

Te dejamos un video de nuestro canal de YouTube Método Lázaro sobre ¿DESMOTIVADO? Escucha a Arnold Schwarzenegger y cambiarás de opinión:

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×