ALIMENTOS ULTRAPROCESADOS, DESCARTALOS DE TU ALIMENTACIÓN

27 de septiembre de 2018
Alimentos ultraprocesados

Los alimentos ultraprocesados  debemos eliminarlos de nuestra alimentación ya que no hacen ningún favor a nuestro bienestar. Tienen grasas saturadas, sal, azúcar y más añadidos como los que mejoran el sabor y su aspecto (aditivos, conservantes, colorantes) todos son peligrosos para la salud.

Además de enfermedades metabólicas y cardiovasculares, los alimentos ultraprocesados podrían estar vinculados al cáncer. Algunos estudios han hallado una asociación entre el consumo de estos productos y un riesgo a desarrollar algún tipo de tumor, en especial de mama. Así como un incremento de la obesidad, presión arterial elevada y aumento de colesterol.

¿Cómo detectarlos?

Los productos ultraprocesados son aquellos que los ingredientes no son visibles a simple vista.  Para detectarlos hay que ver en el envase la lista de ingredientes. Por ejemplo en: snacks de patatas fritas y similares, caldos y purés envasados, platos congelados, bollería industrial, mermeladas, postres lácteos, algunos cereales de los usados en desayunos, chocolates, etc.

Estos productos tienen un bajo precio, se conservan mucho tiempo incluso algunos no precisan de estar en la nevera. Además  no provienen de productos frescos.

No debes comprarlos, aunque a veces creas que vienen bien por si te viniera alguna visita, para salir del paso. Piensa que no le haces ningún favor a quien se los ofreces. Lo mejor es no ponerlos en la cesta de la compra, si no están en casa no podrás comerlos.

¿Cómo reconocer las etiquetas de los ultraprocesados?

Reconocerlos es muy fácil, basta con que un producto tenga más de cinco ingredientes.  Si entre los tres primeros tiene azúcar, jarabe de fructosa, dextrosa, jarabe de palma o maíz, puedes tener la certeza que es un producto poco saludable. También si tiene 1  gramo de sal por cada 100 gramos de producto, con toda seguridad no interesa.

Cuidado también con algunas bebidas vegetales, si miras la etiqueta, la cantidad de alimento vegetal es muy baja y si además tiene gran cantidad de azúcar, déjalo en la estantería.

Por último, hay que tener cuidado con los avales de sociedades científicas que muestran en los productos, no son garantía de que un producto sea saludable. No olvides leer los ingredientes en los envases.

Alternativas sencillas a los ultraprocesados

Puedes encontrar alternativas, por ejemplo, puedes prepararte postres con fruta fresca en vez de lácteos edulcorados. También puedes preparar unas infusiones frías en vez de refrescos.  Si quieres evitar los ultraprocesados, te recomendamos que compres en el mercado de toda la vida, aquí los productos son frescos, mucho mejor que comprar en el super cercano a tu casa donde las estanterías están llenas de productos ultraprocesados de paquetes, tarros, tarrinas, bolsas y demás productos  a evitar.

Muchas ocasiones recurrimos a los ultraprocesados ya que son muy cómodos, podemos hacer una cena muy rápida o improvisada.  En cambio puedes optar por cenas sencillas que no requieran demasiada preparación.  Por ejemplo: ensaladas, verduras (judías verdes y otras), vegetales a la plancha (calabacín, espárragos, berenjena y otros), pescados y carnes a la plancha, etc. productos frescos con los que puedes hacer una cena muy rápida y muy sana. Hay muchas recetas sencillas y fáciles de preparar con pocos ingredientes que son muy saludables para tu alimentación.

Conclusiones

Con estas indicaciones que os hemos dado, esperamos haberos ayudado a distinguir a leer las etiquetas y que productos nos convienen más llevar en la cesta de la compra a nuestra casa. Piensa en tu salud y elimina de tu alimentación los productos ultraprocesados.

Recuerda siempre que mantener  una alimentación saludable acompañada de actividad física, es vital para tu salud y calidad de vida.

Últimas entradas

crossmenu