¿Está mal ‘picar algo’ antes de dormir?

10 de febrero de 2023

Por fin es hora de dormir. Ya has cenado, has reposado lo suficiente, pero sigues sintiendo ganas de comer. El crujido en el estómago es muy intenso y entonces te preguntas. ¿Podré picar algún snack antes de dormir? ¿Afectará a mi peso o mi digestión? Bueno, aquí te lo contamos.

Este tema ha estado en debate durante años. Mientras que muchas personas creen que la barriga llena antes de dormir puede alterar la digestión y el sueño, otros piensas que la comida podría almacenarse en forma de grasa y otros, por el contrario, piensan que estar llenos nos dará un sueño reparador.

¿Comer antes de dormir me hará ganar peso?

Las cosas no son tan simples como decir que comer antes de dormir nos hará ganar peso. En realidad, hay muchos factores que intervienen en ello, por ejemplo, el tipo de cuerpo, el estilo de vida, entre otros. Por ello, hay que conocer primero qué factores intervienen para ver qué es lo que más nos conviene.

La respuesta corta es depende. Hay que recordar que mientras dormimos o simplemente descansamos también gastamos energía (calorías) y mucho más si hemos desarrollado una buena masa muscular.

Elige siempre alimentos saludables para comer antes de dormir.

Además, no existe una reacción fisiológica que haga que el cuerpo almacene energía apenas entra alimento en la noche, y sabemos que el metabolismo nunca para. Vamos por un ejemplo:

Se sabe que la medida calórica estándar para una mujer es de 2000 calorías y 2500 para los hombres. Obviamente, dependerá de la edad, el sexo, el gasto calórico, etc. Supongamos que consumes 2000 calorías hasta que te acuestas. Si comes algo más, estarías excediendo el número de calorías y, por ende, aumentarás de peso.

No obstante, si aun comiendo un refrigerio antes de dormir, estás dentro de tus 2000 calorías, no tendrías porque engordar nada. Incluso podrías hacerlo si estás en un déficit calórico, siempre y cuando no excedas las calorías que debes consumir.

Importa más lo que comes antes de dormir

Es vital entender que el cuerpo no toma como referencia las comidas de forma aislada, lo que le importa es contabilizar TODO lo que comes en un día. En ese sentido, es más importante lo que comemos, que cuándo lo hacemos.

Así, es muy diferente picar un bowl de yogurt con fruta que unas papas fritas o chocolates. Ninguna de estas opciones debería ser calificada como buena o mala, pero, si lo que quieres es bajar de peso, deberías consumir opciones bajas en calorías y que contengan nutrientes.

Según estudios de la clínica Cleveland, la mayoría de personas solemos tomar decisiones menos saludables por la noche, quizás por el estrés o porque estamos mirando nuestra serie favorita.

Si, por el contrario, estás buscando aumentar masa muscular, quizás sí puedas consumir alimentos más calóricos. Obviamente, no deberías abusar de los ultraprocesados por salud y porque quizás te inflame un poco el estómago y te impida dormir bien.

¿Comer antes de dormir podría perjudicar mi salud en general?

Ten a la mano snacks llenos de nutrientes.

Si lo que quieres es mantener una buena calidad de sueño (dormir entre 6 y 8 horas), es crucial comer bien. Si tienes mucha hambre y no saciaste esa señal de tu cuerpo, quizás te despiertes a la madrugada con un rugido potente. Eso restará tu calidad de sueño. Y si, por el contrario, comiste mucho, podrías sentirte mal del estómago. En ambos casos, el sueño se interrumpiría y esto es lo que hay que evitar.

Recuerda que comer una comida copiosa por la noche puede mantenerte despierto. Además, según un estudio de 2015, comer a altas horas de la noche está relacionado con el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiometabólica.

Nuestra recomendación es que, si tienes mucha hambre, intentes consumir snacks altos en proteínas con buenos nutrientes y en pocas cantidades.

Si haces ejercicio en la noche o muy temprano por la mañana, quizás sí te convenga picotear algo antes de dormir.

Comer antes de dormir no es para todos

Si eres una persona completamente sana, puede que comer antes de dormir no signifique mayor riesgo. La cosa cambia si tienes alguna condición. Por ejemplo, para las personas con diabetes tipo 1 o con enfermedad por almacenamiento de glucógeno, puede ser beneficioso un buen refrigerio nocturno. Si, por el contrario, sufres condiciones digestivas como colon irritable, reflujo gastroesofágico, entre otros, comer en la noche podría agravar tus síntomas.

Nuestra recomendación es que lo consultes con tu nutricionista y veas cuál es la mejor opción para ti.

Como bonus te dejamos este video dónde nuestro entrenador, Carlos Lázaro, nos explica cómo perder grasa. Síguenos en nuestro canal.

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×