¿Cada cuánto es saludable comer un postre?

13 de abril de 2023

Comer un postre es como la guinda del pastel tal cual para muchos de nosotros comer un pastelito, un helado o algo dulce después de comer.

El postre es la recompensa por comer sano, pero nos dicen que es fatal y te hace subir mucho de peso.

¿Este es siempre el caso?

Como nutricionista con experiencia en composición corporal y estado físico, puedo asegurarle que el postre es tan denso en calorías como el resto de sus comidas diarias.

Es decir, si sigues una dieta que se base en un plan minucioso que lo incluya (y no que te motiven los antojos “o lo que te encuentres”), podrás comer postre todos los días sin que repercuta en tu peso.

Sin embargo, repasemos las razones por las que no se recomienda comerlos.

¿Cuándo no se debe consumir el postre?

Cuando estás en un plan completo de pérdida de peso (con un nutricionista o entrenador de salud) o quieres "marcarte" para unas fotos o unas vacaciones.

Lo hacen porque contienen muchas calorías, muchas de las cuales se almacenan en la cintura, y porque también tienen un efecto "inflamatorio", lo que hace que te "hinches", retengas agua y te infles, todo lo cual es visible en tu cintura.

Las consideraciones relevantes al decidir si consumir alimentos azucarados incluyen:

1) Existen diferentes tipos de azúcar, y cuanto más refinadas son, mayor es su índice glucémico (repostería), lo que significa que elevan los niveles de glucosa en sangre y requieren más insulina para regularse, lo que provoca un aumento de la grasa corporal.

Los pasteles, chocolates, helados y otros dulces entran en esta categoría, pero Sigue leyendo que hay una manera de consumirlos sin engordar.

2) La fruta es el postre más sugerido porque la fibra que contiene baja su índice glucémico.

Su azúcar natural, la fructosa, que va acompañada de fibra y le da un sabor dulce, también es rica en fitoquímicos, antioxidantes, fenoles y polifenoles, que tienen efectos beneficiosos para el organismo al defender a las células del daño que podría derivar en cáncer. cuerpo.

Estas sustancias también ayudan al desarrollo de bacterias saludables en el intestino, que absorben el azúcar y retrasan su absorción en el torrente sanguíneo.

lo contrario de los azúcares refinados, que normalmente carecen de fibra.

Consejo: Los panes y cereales integrales tienen un impacto menos perjudicial para el organismo, a pesar de tener las mismas o incluso más calorías, gracias a la fibra.

3) El "gran problema" con los postres a menudo involucra todas las calorías que ha consumido a lo largo del día, no solo las calorías del azúcar y la grasa que contienen.

La leptina, una hormona que alerta a su cerebro cuando está lleno o satisfecho, es resistente a los niveles muy altos de glucosa en sangre.

Como resultado, su cuerpo no se sentirá "lleno" y deseará más comida.

4) Te vuelves adicto al sabor dulce, así que cuanto más dulce consumes, más dulce quieres y necesitas

Un problema con los edulcorantes es que, a pesar de que no contienen calorías, el cerebro aún libera insulina cuando detecta dulzura en el paladar, lo que hace que te acostumbres al sabor.

Cuando "necesitas menos" dulce en tu comida cada vez, ese es el ideal.

¿Qué postres debes comer y cómo debes prepararlos?

La variedad es el sabor ¡Date la oportunidad de comer un postre! ¡Simplemente no todos los días del mismo tipo, es decir, no todos los días pastel de chocolate!.

Incluso un poco de yogur o crema sobre una fruta es lo mejor.

Eso hará que tu cerebro libere dopamina y registre que se dio “una alegría”; además de reducir la ansiedad por los dulces, que se convierte en estrés (liberando cortisol que “te engorda”

Te puede interesar Cinco postres Fit para los grandes antojos (con receta incluida)

¡Quítate las ganas de lo prohibido! Para comer un postre

Al menos 3 veces a la semana, come fruta de postre: no solo una manzana o fruta picada, puedes combinar un par y agregar un puñado de nueces, yogur o incluso un poco de helado de vainilla.

Vale la pena darse un capricho con un cuadrado o barra de chocolate negro o amargo al 70% de cacao una o dos veces por semana (20 g, tipo Charles 5th girl).

Hay estudios que establecen que el chocolate negro puede ayudar a reducir la presión arterial.

Se cree que este es el caso porque el chocolate es una buena fuente de cacao, que está cargado con un antioxidante que funciona como antiinflamatorio y protege el sistema inmunológico.

Si come postre, considérelo como EL CIERRE de los azúcares por el resto del día, lo que incluye comer pan o galletas de trigo para la cena.

Postres que se sugieren comer

¡Fruta!

La fibra hace que el estómago se sienta lleno mucho más rápido, lo que evitará que comas en exceso.

Por eso la fruta puede ser el broche de oro de una rica comida, y lo que “te llena” si sentías que te quedabas con las ganas de “repetir guiso”.

Ya siendo extremadamente estricto, manténgase alejado o consúmalos con menos frecuencia si es posible.

Los ejemplos incluyen sandía, piña, melón, papaya, plátano (cuanto más maduro, mejor) y aquellos con el índice glucémico más alto.

El zinc, que ayuda a aumentar los niveles de testosterona, está presente en el pastel de calabaza y también puede reducir la ansiedad y mejorar la circulación.

Chocolate amargo: Otro beneficio del 70 por ciento de cacao (no el chocolate con leche que es "azúcar pura") es la salud cardiovascular del cerebro.

Según un estudio sueco, comer 10 gramos de chocolate todos los días disminuyó el riesgo de accidente cerebrovascular en hombres de entre 45 y 79 años en un 17 %.

Se recomienda elegir productos con al menos un 65 por ciento de cacao en peso.

No te olvide se seguirnos en nuestro canal de YouTube Método Lázaro

Batidos de frutas: Puedes prepararlos con una ración de fruta (taza o trozo) y combinarlo según la consistencia que desees, con leche desnatada, bebidas vegetales (almendras, soja, coco) o simplemente agua y hielo, para que sea un frappé o batido.

Endulza con un poco de vainilla u hojas de stevia.

Frutas con yogur o nata: plátanos, fresas y frambuesas con yogur griego (alto en proteínas) o yogur rico en probióticos son opciones deliciosas y saludables.

Helado a base de yogur y aromas como cacao, café o fruta fresca.

Puré de batatas, peras o manzanas.

Panqueques integrales o de linaza, una rebanada mediana a pequeña.

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×