Caminar con inclinación o running: entérate cuál es mejor

25 de enero de 2023

Realizar cardio como parte de nuestra rutina diaria es importantísimo, tanto para mejorar nuestro nivel fitness, como para quemar más calorías y aumentar la densidad de los músculos y huesos. Pero, ¿qué es mejor: caminar con inclinación o el running de siempre? Aquí te lo contamos.

Caminar y correr son dos de las formas más populares de incluir cardio en tu entrenamiento. Ambos son igual de beneficiosos, pero, en algunos casos, y dependiendo de tus objetivos, te será más favorable uno que otro.

Caminar con inclinación o running: las claves

Ambos tipos de ejercicio son increíbles para aumentar la fuerza, la resistencia y la quema de calorías. Sin embargo, en algunos casos, uno es mejor que otro. A continuación, te lo contamos en casa caso.

Para mejorar el nivel de cardio

Ya sea que estés corriendo o caminando con inclinación, en ambos casos, el pulso se acelerará y, con el tiempo, mejoraremos la condición física.

Si lo que buscas es desafiar tu resistencia cardiovascular, entonces deberías hacer más intensos ambos ejercicios. En el caso de la caminata con inclinación, hay que aumentar la inclinación si estamos en una cinta de correr o, de lo contrario, caminar algunas pendientes.

Cuando se trata de correr, podemos aumentar la intensidad realizando intervalos de trote moderado con ráfagas intensas de 60 segundos.

Por otro lado, si tu objetivo es lograr un nivel máximo de condición cardiovascular, siempre será mejor correr que caminar inclinado.

Para el fortalecimiento muscular

Cuando hablamos de fortalecer los músculos, casi siempre pensamos en ejercicios básicos como sentadillas o peso muerto acompañados de pesos cada vez más pesados. Sin embargo, no es la única forma de lograrlo, el ejercicio aeróbico también fortalece los músculos.

Una investigación de 2014 publicada en Excersice and Sports Sciences Reviews señaló que el ejercicio aeróbico es capaz de producir hipertrofia (aumento de fuerza y tamao de los músculos). Ojo: para lograrlo hay que hacer ejercicio a alta intensidad -al menos entre el 70% y el 89% de la fuerza- durante 30 a 45 minutos.

En ese sentido, caminar con inclinación -ya sea en la corredora o en una pendiente- implica mayor resistencia que trotar. Además, en aquel instante activará los cuádriceps, glúteos, isquiotibiales y pantorrillas. A más alta la inclinación, mayor el entrenamiento de fuerza.

Caminar inclinado en una máquina caminadora es súper efectivo.

¿Pero se puede trabajar fuerza con el running? Claro que sí. La ganancia de fuerza no será igual que caminando con inclinación, pero se puede. Para ello, realiza carreras de velocidad en intervalos de 20 segundos, seguido de 20 segundos de descanso. Hazlo por un total de 7 a 10 minutos.

Para prevenir impactos y lesiones

Ambos ejercicios tienen diferente impacto sobre nuestro cuerpo, pero todo depende también del nivel de fitness y cuanta experiencia tengamos en ambos ejercicios.

Cuando caminamos siempre tenemos un pie en el suelo, aquello hace que el impacto para las rodillas y articulaciones no sea fuerte, de ahí que caminar sea menos lesivo que correr.

Es más, otros estudios han demostrado que caminar tendría, más bien, un impacto positivo en las articulaciones de la rodilla, podría reducir el dolor y la degeneración del cartílago de la rodilla, algo que sucede mucho con las personas sedentarias.

Si vas a caminar con inclinación, que sea a una pendiente moderada, y mejor en una caminadora, pues si es al aire libre tendrías que bajar en algún momento y eso sí podría perjudicar las rodillas.

En este sentido, correr sí es un deporte de alto impacto y tiene más riesgos de lesiones. Pero eso no significa que no debas practicarlo. Haz mucho acondicionamiento y corre de a pocos.

A diferencia de caminar con inclinación, correr también ayuda mucho a la fuerza cardiovascular.

Para lograr una buena forma

Tanto correr como caminar inclinado requieren mayor condición física que caminar sobre un terreno plano. En conclusión, ambos son buenísimos para ponernos en forma.

Solo dos acotaciones:

Si estás iniciando tu acondicionamiento físico y quieres caminar cuesta arriba, hazlo de a pocos. Por ejemplo: camina en una pendiente durante 30 segundos, luego haz otros 30 segundos, pero sobre un terreno llano y continúa alternando estos intervalos durante 10 a 15 minutos.

Si tu objetivo es desarrollar la fuerza, concéntrate en realizar movimientos que requieran potencia, es decir que tengan intervalos de velocidad y marcha regular.

Entonces, ¿cuál es mejor? Correr o caminar inclinado

La pregunta no debería ser esta, sino ¿cuál es mejor para qué objetivo?

Correr y caminar inclinado son excelentes formas de hacer cardio y cada una tiene beneficios. Lo que te hará decidirte por cada uno dependerá de tus objetivos individuales y del acceso que tengas.

Y lo más importante: cuál te gusta más. Nunca seguirás una rutina si algo no te gusta de ella. Tampoco olvides asesorarte en todo momento con un entrenador.

Últimas entradas

crossmenu