Deseo sexual y ejercicio: ¿Cuál es la relación?

9 de marzo de 2023

Cuando empezamos a convertir el ejercicio en un hábito, los beneficios que perseguimos suelen ser mejor energía, estado de ánimo, concentración, sueño y obviamente el físico. Pero casi nunca incluimos el mejorar nuestra vida sexual, y es extraño porque justamente el ejercicio influye en nuestro deseo sexual.

Según investigaciones de Headspace y Peanut, el 75% de las mujeres encuestadas han admitido experimentar un deseo sexual bajo. O sea que es más común de lo que imaginamos. Pero vale la pregunta: ¿qué afecta realmente la libido? Muchos factores que hoy desentrañaremos.

¿Cómo el ejercicio impulsa el deseo sexual?

Según la Clínica Mayo, el ejercicio ayuda muchísimo al deseo sexual debido a que el ejercicio aeróbico y el entrenamiento de fuerza suele mejorar tu imagen corporal y a levantar tu estado de ánimo.

Pero, si hablamos científicamente, el ejercicio libera una mezcla de hormonas para sentirse bien, como endorfinas, oxitocina y serotonina, que se sabe que mejoran el estado de ánimo y reducen el estrés y los síntomas de la depresión. Esto también puede tener un efecto positivo en su bienestar sexual.

Reducir el estrés puede promover una mayor relajación y fomentar un mayor deseo sexual.

Un estudio de 2019 sobre los efectos del ejercicio en la función sexual de las mujeres encontró que el ejercicio está asociado con cambios en la tasa metabólica, la activación muscular y el flujo sanguíneo. Después del ejercicio, hay una mejora en la excitación sexual debido a los cambios hormonales (esos químicos que te hacen sentir bien) y aumentos en la actividad del sistema nervioso simpático (esa es la parte que controla tu respuesta de lucha o huida).

El ejercicio siempre impulsará el deseo sexual

Otro estudio de 2020 señaló que el estrés crónico está relacionado con niveles más bajos de excitación sexual, en términos de factores hormonales, como los niveles de cortisol, así como factores psicológicos, como si prestas atención a las señales sexuales. Asimismo, señaló que el ejercicio físico regular puede prevenir el desarrollo de disfunción sexual.

Deja que tu cuerpo fluya

Cuando te ejercitas, ya sea haciendo cardio, fuerza, yoga, entre otros, tu frecuencia cardíaca y circulación aumentan de inmediato, lo que significa un mayor flujo de sangre alrededor de tu cuerpo. Esto también hace que aumente el flujo de sangre por todo tu cuerpo, incluidos los genitales. Y, como sabes, es vital un flujo sanguíneo adecuado para la excitación sexual.

Y también es normal que las personas experimenten mayores niveles de deseo después de un entrenamiento debido a la combinación de esos químicos para sentirse bien y la circulación aumentada.

Un golpe de confianza

Cuidado con el sobreentrenamiento.

Otra razón por la que ejercicio aumenta el deseo sexual es por el impacto que deja en nosotros la mejora física. Vernos en el espejo más atractivas, con el cuerpo que queremos en ese momento y saber que nos ha costado esfuerzo lograrlo, nos hace sentir mejor y ello hace que sintamos más confianza también en el sexo.

¿A más ejercicio, mayor deseo sexual?

No necesariamente. Además, si entrenas demasiado y te sobre exiges podrías colocar a tu cuerpo en un estrés innecesario, estrés que te llevaría a desarrollar síntomas como fatiga, mal humor, falta de sueño y dolor muscular. Ninguna de esos síntomas te hará subir la libido. Siempre entrena de la mano de un entrenador calificado.

Tips para que el ejercicio SÍ aumente tu deseo sexual

Te dejamos un video de nuestro canal de Youtube Método Lázaro.

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×