DIETA MEDITERRÁNEA

2 de julio de 2018
dieta mediterránea

La dieta mediterránea debemos considerarla como un estilo de vida, es saludable y equilibrada,  la forma de cocinar de nuestras abuelas, que ha pasado a nuestras madres y ahora pasa a nosotros. Hace 70-60 años nuestras abuelas no podían permitirse el lujo de comer cada día carne o pescado, solo se comía en algunos días de fiesta, por lo que debían recurrir a los productos naturales de campo, como las hortalizas, frutas, cereales, legumbres y verduras, en aquellos tiempos había poco que comer y recurrían al ingenio con estos productos en su gastronomía, logrando sabrosas y saludables recetas que han quedado instauradas en nuestra amplia, valorada y reconocida cocina española.

Los principales alimentos que componen la dieta mediterránea y que debemos consumir:

Son múltiples y de gran variedad los alimentos que componen la dieta mediterránea.

-El aceite de oliva extra nunca debe faltar, es un alimento rico en vitamina E y tiene propiedades cardioprotectoras.

-Vegetales muy diversos y que son bajos en calorías pero  altos en minerales, vitaminas y fibra.

-Legumbres, son semillas secas y existe cantidad de variedades con beneficios para nuestro organismo, contienen proteínas,  fuente de fibra,  bajo índice glucémico, vitaminas A, C, D, E, K, ácido fólico y antioxidantes esenciales para prevenir enfermedades y mantener una buena salud, cantidad en minerales como el calcio, potasio, magnesio, hierro y fósforo, aportan hidratos de carbono, bajos en sodio, no contiene gluten, apenas contienen grasa y nada de colesterol.

-Frutas, tenemos una gran variedad y de abundantes propiedades nutricionales beneficiosos para la salud, son bajas en calorías, antioxidantes, contienen vitaminas, minerales, aportan agua en cantidad, ayuda a la prevención de enfermedades, su consumo diario junto a las verduras es imprescindible.

-Frutos secos, además de que están muy buenos y es un placer comerlos, tienen innumerables propiedades, aportan proteínas, minerales, fósforo, hierro, calcio, potasio, magnesio, zinc, oligoelementos, ácidos grasos, omega 3, fibra, antioxidantes y aportación vitamínica y calórica.

-Cereales como la pasta, pan, arroz integral ricos en carbohidratos.

-Los productos lácteos como el yogurt, leche  y quesos aportan calcio, fósforo y vitaminas que mejoran el equilibrio intestinal.

-Los huevos, un alimento repleto de nutrientes, vitaminas, selenio, folato, grasas saludables, proteínas, calcio, hierro, cinc, potasio, colina beneficiosa para el cerebro y calorías.  Consumir con moderación.

Los pescados y las carnes:

-El pescado, posee innumerables valores nutritivos que hace lo imprescindible en nuestra dieta, ricos en proteínas,  en vitaminas del grupo B como B1, B2, B3 y B12, Vitaminas A y D, y un bajo contenido calórico, ácidos grasos poliinsaturados, todo el pescado en general pero principalmente el azul con omega-3,  sus grasas son muy parecidas a las de tipo vegetal, protectoras ante enfermedades cardiovasculares.

-Las carnes, son una fuente de proteínas y grasas saturadas, nutrientes energéticos, hierro que ayuda a prevenir la anemia nutricional,  fósforo, potasio y vitaminas.

Las rojas es conveniente consumirlas con mucha moderación y preferiblemente en guisos, o sea, formando parte de platos cocinados a base de verduras y cereales, ya que respecto a las carnes blancas contienen mayor cantidad de purinas que nos podrían producir acido úrico. La calidad de las proteínas de las carnes rojas y el zinc ayuda a un buen desarrollo muscular.

Las blancas a nivel de proteínas son ligeramente inferior a las rojas y como estas sus nutrientes energéticos son proteínas y grasas  además de varias vitaminas y de fósforo, zinc, yodo, el hierro y colesterol en  cantidad inferior  a las rojas,  y como tienen bajo contenido en purina se digieren mejor.

La dieta mediterránea, es una dieta sana y equilibrada.

Como hemos comentado la dieta mediterránea, es una dieta sana y equilibrada, beneficiosa para nuestra salud además de muy variada, sabrosa y amena de seguir, es preferible reducir el consumo de alimentos procesados y aumentar el consumo de alimentos frescos y de temporada, frutas y verduras.

Es aconsejable beber agua en abundancia todos los días.

El vino también es una bebida tradicional en la dieta mediterránea con efectos beneficiosos, pero eso sí consumiéndolo siempre con mucha moderación, es decir un vaso durante las comidas.

Hacer ejercicio físico a diario,  ir al gimnasio es además necesario e imprescindible para nuestra salud, si comemos según la dieta mediterránea y hacemos ejercicio físico, mejoraremos nuestro estado físico y musculo esquelético evitaremos enfermedades como la obesidad, dolores de espalda y musculares, hipertensión, diabetes, cardiacas, y otras.

Nuestras sugerencias

Para seguir correctamente la dieta mediterránea, sugerimos el consumo diario de las  frutas que es un alimento muy nutritivo por las mañanas, en la comida y la merienda, (por la noche puedes tomar un yogurt) las frutas deben consumirse como postre habitual y abandonar los dulces, pasteles y helados.

Verduras y vegetales consumir diariamente, dado su bajo contenido calórico es muy apropiado su consumo por las noches.

Legumbres, cereales,  pasta y arroz, tomarla varias veces por semana, evitando su consumo por las noches debido a su contenido en hidratos de carbono.

Los huevos, preferiblemente no tomar más de 4 por semana.

Los frutos secos por su aporte calórico y energético conviene consumir con moderación, es aconsejable tomarlo por las mañanas, comida y merienda, evitar consumirlo por la noche.

Los pescados blanco y azul, consumir 2 veces por semana.

Y por último y muy importante también para nuestra salud, recordar realizar alguna actividad física, siempre adaptada a nuestras capacidades personales, correr, entrenar al aire libre.  Seguir la dieta mediterránea acompañada de actividad física sería el mejor plato combinado para nuestra dieta mediterránea con éxito.

Últimas entradas

crossmenu