Diferencia entre proteína animal y vegetal

6 de enero de 2023

¿Proteína vegetal o animal? En realidad, esta es la discusión equivocada. Un estudio reciente confirma que no tiene sentido demonizar ninguna de estas dos vías, especialmente la segunda, porque la ingesta de proteína animal está asociada con la mortalidad cardiovascular y la mortalidad entre todos los adultos mayores de 65 años asociada con la reducción.

Junto con los carbohidratos y las grasas, las proteínas forman los llamados macronutrientes; sustancias en los alimentos que son esenciales para nuestra supervivencia.

Las proteínas intervienen en muchos procesos metabólicos y nos proporcionan energía (aunque su función principal no es energética), por lo que son imprescindibles para el crecimiento y buen funcionamiento de nuestro organismo.

Una de las categorías más aceptadas es clasificar las proteínas según su origen, ya sea de origen animal o vegetal.

Indice

Las proteínas están involucradas en muchas funciones corporales.

Son componentes esenciales de nuestras células, que se encargan de la formación y regeneración de tejidos (músculos, piel, uñas...), participan en rutas metabólicas como enzimas, neurotransmisores, hormonas y procesos de defensa (anticuerpos).

También intervienen en la correcta digestión de los nutrientes y la eliminación de sustancias tóxicas.

En definitiva, son una parte esencial para el normal crecimiento y buen funcionamiento de nuestro organismo.

Una dieta saludable debe contener cantidades adecuadas de proteínas, que pueden provenir de fuentes vegetales y animales. Cada tipo tiene diferentes beneficios y ambos pueden formar parte de una dieta equilibrada.

Sin embargo, el consumo excesivo de proteína animal puede ser perjudicial para la salud.

Pero ojo: el problema no es la proteína, sino la carne que la contiene.

Además, se considera que las proteínas de origen animal tienen un alto valor biológico.

El daño que provoca el consumo excesivo de carne a frutas, verduras y legumbres es evidente en poblaciones como la de Estados Unidos. En países como España, el descenso de los hábitos dietéticos mediterráneos sigue la misma tendencia.

Caridad Jimeno Uribes, profesora de nutrición humana y dietética de la Universidad CEU Cardenal Herrera Herrera, explicó que los alimentos de origen animal "contienen altas cantidades de grasas saturadas y colesterol, que son perjudiciales para la salud cardiovascular, a excepción de los pescados grasos -a diferencia de las verduras, que contienen grasas insaturadas, debido al efecto cardioprotector de los antioxidantes y la fibra.

Valor biológico y concentración de proteína

La nutrición insiste en que no se debe satanizar la proteína de ningún tipo, sino consumirla en las cantidades adecuadas.

Las proteínas son moléculas grandes formadas por aminoácidos.

Estos aminoácidos pueden ser esenciales (el cuerpo puede sintetizarlos) o no esenciales (el cuerpo no puede sintetizarlos, por lo que solo se pueden obtener de la dieta).

La diferencia más notable entre las dos clases de proteínas es que, a diferencia de la mayoría de las proteínas vegetales, las proteínas animales tienen un alto valor biológico.

Esta diferencia se puede compensar si los combinas con diferentes alimentos (proteína extra).

Otra diferencia notable es la concentración de proteínas, que es más alta en fuentes animales en comparación con las fuentes vegetales.

Tamaño de las porciones y recomendaciones diarias

Todos deben considerar lo que pueden consumir, y la ingesta de una persona sana variará según la ingesta de energía, que a su vez depende de la edad, el sexo, el peso y la altura, y la ingesta debido a factores como la actividad física. patología.

Estos serían tamaños de porciones estándar para alimentos ricos en proteínas:

Frijoles: 60-80 gramos.

Carne o pescado: 100-150 gramos. Huevos: 2 uds.

Nueces: 30 gramos.

Te puede interesar Ejerció de Pecho que toda mujer debe saber.

La cantidad diaria recomendada de proteína es aproximadamente la siguiente:

Cómo evitar cantidades excesivas de proteína animal

El consumo excesivo de proteína animal en los países desarrollados se debe en gran parte a que “en general, las porciones de carne y pescado son más grandes de lo que deberíamos estar consumiendo.

Los filetes de pescado comerciales son más grandes de lo que necesitamos, y además, la Dieta estándar para adultos También aumento del consumo semanal.

Varios estudios observacionales brindan pistas sobre los posibles efectos de aumentar la cantidad de proteína animal en la dieta.

Según ellos, el consumo de carne roja se asoció con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y muerte prematura. Sin embargo, la nutrición advierte que “otros estudios adicionales han demostrado que el problema radica en el procesamiento de la carne, particularmente en la cantidad de grasas saturadas y colesterol, lo que ha llevado a su asociación con “enfermedades cardiovasculares, obesidad, enfermedades renales y hepáticas”.

Cambios y problemas con la asimilación del calcio.

Por el contrario, estos riesgos no se asociaron con el consumo de pescado y otras carnes blancas como el pavo y el pollo. 

Proteína animal: Reduzca la ingesta semanal y ajuste según sea necesario.

Proteína de origen vegetal: coma frijoles y granos juntos para aumentar su ingesta de proteínas, lo que resultará en proteínas de mayor calidad.  concluye Gimeno.

Con más de 8 mil millones de personas viviendo en nuestro planeta, cada persona consume más y más proteínas.

Esto significa que la ganadería y la agricultura deben intensificar cada vez más la producción para abastecer a toda la población.

A largo plazo, ¿es posible obtener proteínas casi exclusivamente de animales, o debería elegir proteínas de origen vegetal?

Consúltalo con tu Nutricionista Deportivo.

La proteína es un macronutriente importante para la vida.

Las proteínas son necesarias para la vida. Su deficiencia puede provocar cambios morfológicos y fisiológicos que provoquen enfermedades, e incluso en algunos países donde no se dispone de este macronutriente, puede llegar a causar la muerte.

Hace unos años, el límite que teníamos que superar era de 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, pero hoy en día este valor casi se ha duplicado, sobre todo si hacemos ejercicio.

Para encontrar el equilibrio adecuado entre comer y hacer ejercicio, necesita 1,4 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día.

Este valor aumenta de 1,6 g/kg/peso a 2,2 g/kg/peso cuando entrenamos, y aún más cuando entrenamos muy duro.

Estos valores aumentan aún más cuando perdemos peso, incluso hasta 3 g/kg/peso si tenemos un porcentaje de grasa muy bajo, porque es importante mantener la masa muscular.

Te puede Interesar ¿son buenos los batidos de proteína de suero?

Anabolismo, no catabolismo

Nuestro metabolismo cambia constantemente entre síntesis o formación, descomposición o destrucción.

Para aumentar la masa muscular, debemos dedicar el mayor tiempo posible a la parte de síntesis de proteínas y maximizarla.

Si no consumimos las proteínas necesarias, vamos en sentido contrario, degeneramos, y nuestra masa muscular se utiliza para tareas energéticas y de supervivencia: respiración, circulación sanguínea, aporte de glucosa al cerebro, etc.

Por lo tanto, es importante obtener suficiente proteína todos los días.

La forma más fácil es utilizar alimentos de origen animal, como animales o productos elaborados por estos animales (principalmente huevos y productos lácteos).

Sin embargo, a medida que más y más personas intentan limitar o incluso eliminar estas fuentes de proteínas, es imperativo consumirlas de fuentes vegetales.

Proteína vegetal ¿algo bueno?

La publicación de la prestigiosa revista Annual Review of Food Science and Technology proporciona una descripción completa de las proteínas de origen animal y vegetal.

Como macronutriente importante, la proteína está haciendo cada vez más lo que se supone que debe hacer.

¿Cuáles son los aspectos buenos, malos de la proteína vegetal?

La principal fuente de proteínas suelen ser los animales.

Los alimentos como las aves, el cerdo, la res, el pescado y los productos animales como los huevos y los productos lácteos son ricos en este macronutriente, donde se absorbe y utiliza con mayor eficacia.

Las proteínas vegetales son más sostenibles que las proteínas animales, pero también perjudiciales para el medio ambiente

Hay tres razones principales para elegir fuentes ricas en proteínas animales: una mejor salud para usted, una mejor salud para los animales y una mejor salud para el planeta.

Con más de 8 mil millones de personas en la Tierra, el consumo de proteínas está aumentando y estos sistemas alimentarios están tratando de alimentarnos lo más rápido posible.

Esto ha llevado a un enorme aumento de la ganadería intensiva con fines industriales.

Científicos, periodistas, celebridades y activistas alientan abiertamente a los consumidores a cambiar de alimentos de origen animal a alimentos de origen vegetal para lograr una dieta más saludable y proteger el medio ambiente.

Proteínas vegetales: lo malo

Los productos a base de plantas tienen un valor nutricional ligeramente inferior y pueden no ser tan buenos para el medio ambiente como se anuncia con frecuencia.

Cualquier práctica agrícola intensiva, ya sea para animales o para consumo humano, suele tener un efecto perjudicial sobre el planeta.

Para compensar estas deficiencias de proteínas vegetales, como la falta de ciertos aminoácidos, las personas buscan suplementos a base de plantas similares a la proteína de suero, la forma de suplemento dietético más utilizada en el mundo.

La desnutrición proteica (también conocida como desnutrición aguda severa) existe en muchas partes del mundo y es una causa de muerte en niños menores de dos años en algunos países.

Por ello, se realizó la búsqueda de la forma más económica, rápida y sostenible de obtener este macronutriente.

En muchas otras partes del mundo, incluso en los llamados "países desarrollados", hay muchos casos en los que no es fácil alcanzar este nivel de proteína.

Un kilogramo de arroz cuesta mucho menos y alimenta mucho más que un kilogramo de carne de res, pero tiene el contenido de proteína exactamente opuesto.

Lo malo: suplementos proteicos de origen vegetal como solución con algunos "peros"

Las fuentes animales contienen más aminoácidos que las fuentes vegetales.

Con porciones más pequeñas de alimentos de origen animal, también obtenemos más gramos de proteína porque necesitamos consumir más alimentos de origen vegetal para lograr esos gramos de proteína.

Esto significa que con 100 gramos de pechuga de pavo podemos obtener de 20 a 25 gramos de proteína, y en una dieta del reino vegetal grande, la cantidad de alimento debe duplicarse o más para obtener de 20 a 25 gramos de proteína. proteína proteína

Alimentos ricos en proteínas (bajos en carbohidratos) que se pueden agregar a una dieta cetogénica o cetogénica

La proteína de soja es una de las proteínas más utilizadas en concentrados y aislados de proteínas. También se utilizan otras opciones, como la proteína de arroz o de guisante.

El gluten de trigo y los garbanzos también están disponibles actualmente en el comercio mundial.

Para reducir estas deficiencias de aminoácidos en algunos vegetales, es ideal combinar diferentes alimentos como el arroz y los frijoles para crear una proteína completa.

Esta fórmula también se encuentra en suplementos para proporcionar proteína completa.

Finalmente

Hoy en día, la proteína de origen animal es la mejor manera de obtener este macronutriente en forma de alimentos o suplementos. Eso no quiere decir que sea único, ni mucho menos.

Los complementos proteicos de origen vegetal como la soja, el arroz, el guisante, el gluten de trigo o los garbanzos se acercan cada vez más a los complementos lácteos en términos de calidad.

Los niveles de proteína se pueden mantener altos cambiando los alimentos de nuestra dieta por opciones de vegetales.

Para ello elegiremos opciones vegetales ricas en proteínas, y siempre podemos complementar esta dieta con complementos vegetales.

Últimas entradas

crossmenu