Descubre cómo ejercitarte si sufres de asma  

17 de agosto de 2023

El asma es una afección respiratoria común que puede plantear verdaderos desafíos para quienes la padecen, sobre todo si quieren hacer ejercicio y mantenerse en forma. Aunque los síntomas como la dificultad para respirar pueden parecer restrictivos, es posible mantener un estilo de vida activo y saludable incluso si sufres de asma. En este artículo, te contamos qué tipo de ejercicio hacer si sufres de asma y cómo hacerlos sin caer en peligro.  

El asma y su impacto en la salud

Como decíamos más arriba, esta enfermedad es de tipo respiratorio. Lo que sucede cuando tenemos asma es que las vías respiratorias se inflaman y estrechan, lo que puede provocar síntomas como dificultad para respirar, sibilancias y opresión en el pecho. La intensidad de lo síntomas varías dependiendo lo que hemos hecho en el día o si hemos hecho mucho ejercicio o hay cambio de clima. De ahí que el ejercicio pueda afectar un poco el asma.

¿Puedes ejercitarte si sufres de asma?

A pesar de los desafíos, el ejercicio es beneficioso para las personas con asma. Los estudios han demostrado que el ejercicio regular puede mejorar la capacidad pulmonar, fortalecer los músculos respiratorios y reducir la frecuencia de los ataques de asma. Sin embargo, es esencial tomar precauciones y elegir ejercicios que sean adecuados para tu condición.

Caminar a pasos moderados es uno de los mejores ejercicios para asmáticos.

Cinco ejercicios recomendados para asmáticos:

Claves para ejercitarte si sufres de asma

1. Consulta a un Profesional de la Salud:

Antes de comenzar cualquier programa de entrenamiento, es crucial hablar con tu médico o un especialista en asma. Ellos pueden evaluar tu condición y proporcionarte recomendaciones personalizadas para entrenar de manera segura. En este punto también podría ayudarte contar con la ayuda de un entrenador personal.

2. Conoce tus desencadenantes:

Identificar los desencadenantes específicos de tus síntomas de asma es esencial. Si el ejercicio es uno de ellos, trabajar con tu médico para comprender cómo mitigar esos síntomas durante el entrenamiento es crucial.

3. Calentamiento y Enfriamiento:

La natación es increíble si sufres de asma (de forma moderada).

Dedica tiempo a calentar antes de comenzar el ejercicio y a enfriar después. Esto ayuda a preparar tus vías respiratorias y a reducir el estrés en el sistema respiratorio.

4. Escucha a tu Cuerpo:

Es importante estar consciente de cómo se siente tu cuerpo durante el ejercicio. Si experimentas síntomas de asma, detén el ejercicio y toma medidas para controlarlos antes de continuar.

5. No te Rindas ante los Desafíos:

Habrá momentos en los que puedas sentirte desafiado por los síntomas del asma. Aprende a identificar cuándo es necesario descansar y cuándo puedes continuar, y no dejes que el asma te impida alcanzar tus objetivos.

Te dejamos un video de nuestro canal de YouTube Método Lázaro sobre qué tipo de proteína elegir al entrenar: hidrolizada vs aislada:

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×