Entrenamiento de los músculos respiratorios

29 de mayo de 2018
Entrenamiento de los músculos respiratorios

El entrenamiento de los músculos respiratorios es un factor que va tomando cada vez mayor importancia entre fisiólogos y entrenadores de todos los deportes, especialmente, en aquellos donde el consumo, transporte y utilización del oxígeno resulta un actor determinante del rendimiento.

Este es el caso de los deportes de resistencia en general. Para lograr una máxima eficiencia en el rendimiento, resultará vital mejorar y desarrollar el mecanismo a través del cual el organismo se dota de ese valioso oxígeno.

El entrenamiento de los músculos respiratorios produce mejoras que influyen directamente en la capacidad aeróbica del atleta.

Músculos respiratorios: clasificación

Entre los músculos respiratorios se encuentran, por un lado, los músculos inspiratorios, como el diafragma y los intercostales externos, los serratos, escalenos, pectorales, subclavios y espinales.

Por el otro lado, se ubican los músculos espiratorios, como los intercostales internos y los músculos de la pared abdominal, el transverso del abdomen, los oblicuos, piramidal y el recto mayor del abdomen.

En estado de reposo, el cuerpo humano sólo necesita del diafragma e intercostales para respirar.

Sin embargo, en momentos de entrenamiento físico, se puede optimizar el proceso de respiración acudiendo a músculos como los abdominales, el pectoral, el serrato y los escalenos, entre otros. Es a raíz de esto que resulta clave comprender la influencia que tiene el trabajo físico de estos músculos.

 

Entrenamiento de los músculos respiratorios para optimizar la ventilación pulmonar

El entrenamiento de los músculos respiratorios es sumamente posible y es frecuentemente utilizado para optimizar la ventilación pulmonar.

Diversos estudios revelaron que un adecuado entrenamiento de estos músculos permite alcanzar una significativa mejor de su fuerza y resistencia. Esto favorece directamente al consumo de oxígeno y, por ende, al rendimiento general del individuo.

Asimismo, se ha estudiado que el rendimiento no es únicamente afectado por la cantidad de oxígeno que transporta la sangre, sino también, por la forma en qué se da todo ese proceso. Esto es particularmente cierto en la fase de captación.

Esto no es un dato menor. Por ejemplo, muchas veces se vincula directamente el buen rendimiento de un deportista a la cantidad de glóbulos rojos que contiene la sangre. Sin embargo, esto no siempre es relevante.

 

Es importante para quien quiere trabajar su resistencia

Por este motivo, es que el entrenamiento de los músculos respiratorios toma tanta relevancia, y debe contemplarse en la planificación de cualquier persona que busque trabajar su resistencia.

Existen muchas investigaciones clínicas y experimentales que han dejado evidenciado los beneficios del entrenamiento de los músculos respiratorios, sobre todo en pacientes con patologías crónicas respiratorias.

En particular, estos estudios han demostrado que el trabajo sobre estos músculos inspiratorios y espiratorios, mediante la respiración ante cargas específicas y controladas, produce beneficios funcionales clínicamente relevantes, predecibles y mesurables.

Sin embargo, y más allá del tipo de ejercicio que se realice para mejorar el rendimiento, es fundamental que tanto la intensidad como el volumen, se aumenten de manera progresiva y personalizada.

Y recuerda, siempre debes consultar a un profesional del tema.

 

Continúa leyendo más artículos como este en nuestro blog!

Últimas entradas

crossmenu