Entrenar en INVIERNO: Cómo no caer en la tentación del sofá

9 de febrero de 2018
Entrenar en invierno|Entrenar en invierno|Entrenar en invierno|

Es sabido que cuando llega el frío todo cuesta más. Nos da pereza salir con amigos, hacer recados e incluso bajar a comprar el pan. Entonces, ¿cómo pensar que no nos va a dar pereza entrenar en invierno?  Aunque cueste un poco más, aquí te damos unos consejos para lograrlo.

Entrenar en invierno

Entrenar en invierno

Consejos interesantes para hacer deporte en invierno

Mantente protegido

Si optas por ejercitarte afuera, usa capas abrigadas de ropa que absorban la humedad. Apuesta por prendas funcionales capaces de mantener el calor y que permitan una traspiración óptima. Sudaderas, mallas o parcas de algodón no son adecuadas para el invierno, ya que es un tejido que se humedece muy fácilmente.

Incorpora una malla térmica a tu outfit

Con la disminución de las temperaturas, las funciones del riego sanguíneo, tejidos conectivos, tendones y articulaciones se suelen ralentizar considerablemente. Esto genera una reducción de la resistencia y, como consecuencia, un incremento de las lesiones durante los meses de invierno.

Alarga el precalentamiento

A los músculos les cuesta ponerse en funcionamiento en temperaturas muy bajas, por eso es fundamental comenzar con un buen calentamiento y luego, avanzar con el entrenamiento lenta y progresivamente.

Ten en cuenta también el estiramiento posterior

Así como el precalentamiento es clave, en invierno el postcalentamiento final es igual de importante. Es fundamental que dediques unos minutos de marcha lenta al final para evitar que los músculos se endurezcan.

Recuerda respirar por la nariz

Además de que esto ayudará a prevenir dolores de garganta típicos del invierno, el aire aspirado por la nariz se calienta mucho más rápido que el tomado por la boca.

Hazlo adentro

Si no eres de los entusiastas de realizar un deporte en el frío invierno, simplemente opta por trasladar tu rutina hacia adentro. Puedes comenzar con un gimnasio local o una serie de ejercicios cuidados en tu propia casa.

Encuentra tu motivación

Finalmente, no le des más vueltas de las necesarias. Si lo piensas mucho, acabarás por no salir y cambiarás zapatillas por la manta y el sofá. Piensa en ese entrenamiento como un regalo a ti misma. Disfruta de la satisfacción que trae cumplir los objetivos.

Últimas entradas

crossmenu