¿La dieta disociada te hará adelgazar? ¡Te lo contamos todo!

23 de marzo de 2023
Dieta disociada

Vemos con nuestro nutricionista la dieta disociada. Que como cada año por estas fechas se pone de moda.

Quizás es la dieta de la que más personas han oído hablar desde hace más tiempo que ninguna otra.

¿De qué trata la dieta disociada?

Dado que es una dieta que habitualmente se transfiere de persona en persona de forma verbal, han surgido diferentes variantes.

Intentaremos revisarla de forma generalizada, ya que todas tienen una base en común.

El secreto siempre es ejercicio físico y alimentación equilibrada

No debes mezclar los diferentes grupos de macronutrientes en la misma comida.

La argumentación informa que mezclar es lo que nos hace ganar peso en forma de grasa corporal, ya que el cuerpo se enfrenta a una digestión no saludable.

Por lo que de forma generalizada has de separar:

Glúcidos: Cereales, harinas, dulces o la pasta.

Proteínas: Pescados, carnes, lácteos, legumbres.

Alimentos considerados neutros: Grasas vegetales, verduras, pescados y carnes.

Y bajo ningún concepto mezclados y mucho menos los tres grupos a la vez, ya que corremos el riesgo de que nuestro cuerpo colapse y almacene todas las calorías que no puede asimilar en forma de grasa.

¿La dieta disociada tiene alguna base científica?

Aún no hay estudios científicos donde se demuestre que la base de esta dieta es eficaz.

Por diferentes motivos, uno de ellos es que todos los alimentos tienen una mezcla de macronutrientes.

Es decir, cuando nos referimos a hidratos de carbono, los alimentos que mencionamos su principal compuesto es dicho nutriente, aunque no es exclusivo.

Ya que el arroz cuenta con un 90% de carbohidratos, pero también con un 8% de proteínas y un 2% de grasas.

Y así sucede con todos los alimentos, ningún tiene un único nutriente.

Por lo que por mucho que nos esforcemos en llevar una dieta disociada lo más estricta posible, será imposible, ya que los alimentos tienen aportes de diferentes macronutrientes.

Por no mencionar, que nuestro sistema digestivo, desde que nacemos, está preparado para digerir al mismo tiempo diferentes tipos de nutrientes, ya que contamos con diferentes enzimas que actúan en el procesado de cada nutriente y lo pueden hacer al mismo tiempo.

¿Por qué pierden peso las personas que siguen la dieta disociada?

Pues evidentemente no es porque el cuerpo no sea capaz de digerir los diferentes macronutrientes a la vez y almacene estos en forma de grasa, ya que esto es totalmente falso.

Lo que funciona de la dieta disociada, es que si vemos un menú de ejemplo, tienen un déficit calórico descomunal.

Imprescindible en cualquier rutina el ejercicio de fuerza

Al ser dietas con una restricción tan grande se convierten en dietas donde se pierde peso muy rápidamente, aunque también hacen que sean muy deficitaria en nutrientes, sin ser capaces de cubrir los requerimientos mínimos para el cuerpo.

En muchos casos hacen que el cuerpo sienta esta dieta como una agresión, y si juntamos esto con que normalmente resistiremos poco tiempo mantenerlo.

En el momento que vuelvas a tus costumbres habituales, el cuerpo lo que hará será almacenar por si la agresión vuelve a suceder.

O lo que es lo mismo, estos comportamientos provocarán el efecto rebote que viene después.

Entonces, ¿Qué puedo hacer para perder el peso que me sobra si no es con la dieta disociada?

Una buena opción, además de acudir a un nutricionista para que te guie y a un entrenador personal para que puedas diseñar una rutina de ejercicio.

Seguir las indicaciones para crear un plato según la Organización Mundial de la Salud (OMS) o lo que es lo mismo, seguir las recomendaciones del plato de Harvard.

Se creó por especialistas en nutrición, en la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Una alimentación equilibrada es clave para perder peso con salud

Medio plato deben ser verduras, que sean siempre variadas, procura que en tu plato tengas varios colores de verduras ya que esto garantizará variedad de vitaminas y minerales. Imprescindibles para nuestra buena salud y también para el sistema inmunológico.

Un cuarto del plato será proteínas, de forma variada incluye pescado blanco y azul, huevos, lácteos y carne preferiblemente blanca y magra.

Los carbohidratos irán en función del gasto energético, y la elección principal es que sean complejos. Como por ejemplo el arroz integral, patata o boniato, pan de centeno o la avena.

Y por último no olvidarnos de añadir grasas saludables de forma moderada, como el aceite de oliva virgen extra.

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×