La gota es una enfermedad dolorosa que puedes manejar con estos 6 sencillos consejos

11 de septiembre de 2023

La gota es una enfermedad que se caracteriza por un dolor intenso – principalmente-en el dedo gordo del pie. Es un dolor repentino que puede prolongarse a otras articulaciones y afectar tu calidad de vida. La obesidad es uno de los factores de riesgo de esta enfermedad. Además, los varones son los principales candidatos a padecer esta enfermedad.

La gota es una enfermedad que necesitas conocer

La gota es una enfermedad reumática considerada una forma crónica de artritis. Esta dolencia es causada por que hay demasiado ácido úrico en el cuerpo que produce cristales en las articulaciones, los líquidos y los tejidos en el cuerpo.

La gota no tiene cura. Una de las características de la enfermedad es que suelen presentarse crisis de dolor y luego, desaparecer por un tiempo indefinido. El dolor suele afectar la movilidad, producir dolor e hinchazón.

Síntomas

Dolor intenso y repentino que puede durar días o semanas (luego puede venir un período sin crisis que puede durar semanas, meses o años). El dolor aparece en el dedo gordo del pie, aunque también se ven afectados el tobillo y la rodilla.

Importante. Según la Harvard Health Publishing, alrededor del 90% de personas con gota son hombres mayores de 40 años. En líneas generales, la gota afecta tres veces más a hombres que a mujeres.

¿Por qué aumenta el ácido úrico en nuestro cuerpo?

El ácido úrico es una sustancia química que se eleva porque nuestro cuerpo produce mucho o no logra eliminarlo en cantidad suficiente. Según la Clínica Mayo (Estados Unidos) su presencia se debe a algunas condiciones médicas, pero también a algunos malos hábitos. Veamos algunas de estas situaciones:

5 consejos para bajar de peso pueden ayudar a manejar la gota

Además del tratamiento con medicamentos es importante incorporar algunos cambios en nuestra vida cotidiana. Uno de los cambios más aconsejados por los médicos es perder peso (tanto para prevenir como para manejar la enfermedad). Acude a tu entrenador personal para recibir asesoría personalizada.

A continuación, cinco consejos que todos podemos empezar a aplicar:

1. Caminar

Esto debe realizarse antes de que aparezca la crisis de dolor o después que haya desaparecido, nunca debe realizarse durante la fase de dolor porque sería contraproducente.

Caminar ayuda a mantener un peso saludable y esto en consecuencia nos ayudará a reducir los niveles de ácido úrico. Es una actividad física moderada que debe practicarse con un calzado cómodo. Puedes empezar con paseos cortos.

Caminar es un ejercicio de bajo impacto que puede ayudar a reducir los niveles de ácido úrico de la gota.

2. Llevar una alimentación saludable

Adelgazar puede ser un paso importante para prevenir futuras crisis de gota. Para empezar, hay que dejar de consumir alimentos ricos en purina que no solo aumentan las posibilidades de sufrir gota sino que elevan el riesgo de padecer una crisis. También, consume frutas, verduras, vegetales y prefiere los cereales integrales, además de pollo, pavo, pescado o tofu.

3. Evita alimentos con purina

La purina es una sustancia natural que se encuentra en los alimentos y que al consumirlos nos hace secretar ácido úrico causante de la gota y sus crisis. ¿Sabías que la cerveza tiene muchas purinas? Evita su consumo. No olvides que las bebidas endulzadas con azúcar o fructuosa también están desaconsejadas, al igual que las carnes rojas, mariscos y pescados como sardinas y atún, entre otros.

Importante. Las personas con sobrepeso u obesidad tienden a producir más ácido úrico, una sustancia química que desata la gota y sus crisis de dolor. El riesgo de tener gota es de diez veces mayor para quienes tienen sobrepeso u obesidad. Bajar de peso es la mejor forma de prevenir la gota o evitar las crisis.

4. Bebe muchos líquidos

Bebe agua. Recientemente los expertos recomiendan alimentarse bien, bajar de peso y beber muchos líquidos. Mantenerse hidratado con bebidas no azucaradas es un consejo fácil de seguir e incluso muy económico.

5. Consume vitamina C

Los estudios han encontrado que la vitamina C puede contribuir a reducir los niveles de ácido úrico. Elige frutas cítricas y otros alimentos ricos en esta vitamina.

6. Realiza actividad física regular

Esto ayudará a mantenerte en un peso adecuado y reducir el dolor. La actividad física contribuye a reducir los niveles de ácido úrico. Por eso, los ejercicios de bajo impacto como caminar, andar en bicicleta o nadar son ideales para lograr el objetivo de proteger tus articulaciones.

Te puede interesar: ¿Cuántas veces se debe realizar actividad física a la semana? Dile adiós al sedentarismo

Te dejamos un video de Youtube de nuestro canal Método Lázaro sobre Antes de entrenar, ¡no te saltes los estiramientos dinámicos! 

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×