Relación sobre la deshidratación y el rendimiento físico

8 de febrero de 2024

En nuestro artículo previo sobre la importancia de la hidratación y su impacto directo en el rendimiento físico, explicamos la importancia de este fenómeno y proporcionamos pautas generales de hidratación para seguir durante la actividad física.

En esta ocasión, profundizamos en el tema para ayudaros a identificar si estamos experimentando deshidratación, conociendo los síntomas comunes y reconociendo las señales que nuestro cuerpo nos envía.

Deshidratación y rendimiento físico

El agua desempeña diversas funciones cruciales en nuestro organismo durante la práctica deportiva, desde estabilizar el volumen sanguíneo hasta regular nuestra temperatura corporal. Pero, ¿cómo podemos determinar si estamos sufriendo deshidratación?

Existen signos y síntomas generales que pueden indicar la presencia de este problema. No obstante, es importante señalar que la intensidad de estos síntomas y sus consecuencias pueden variar significativamente según el grado de deshidratación, un aspecto que abordaremos más adelante.

Cómo podemos detectarlo...

La deshidratación más frecuente en el ámbito deportivo se caracteriza por la pérdida de agua sin una correspondiente pérdida proporcional de cloruro sódico, lo que conduce a una deshidratación por la disminución de sales. Por esta razón, recomendamos el consumo de bebidas enriquecidas con sodio.

En términos generales, a medida que aumenta la pérdida de agua, también se incrementa la tensión fisiolítica y la presión sanguínea. Una disminución del 3% en el peso corporal afectará directamente a la capacidad de realizar ejercicio, y una pérdida del 10-20% afectará significativamente al rendimiento físico.

Las reducciones que superan el 8% del peso corporal pueden ocasionar problemas y consecuencias severas, aspectos que abordaremos en nuestra próxima entrada al discutir los diferentes grados de deshidratación.

Síntomas

Frecuencia cardíaca elevada: como mencionamos previamente, el agua desempeña un papel crucial en el mantenimiento de la regulación sanguínea y la temperatura corporal. Cuando nuestro cuerpo no logra mantener este equilibrio óptimo durante la actividad física, experimentamos una mayor intensidad percibida (incluso si estamos realizando el mismo entrenamiento de siempre), lo que se refleja en un aumento de la frecuencia cardíaca.

Si tienes inquietudes sobre este aspecto o sospechas que la frecuencia cardíaca elevada podría ser uno de los síntomas de deshidratación, utiliza un monitor de frecuencia cardíaca para verificar si tu pulso supera los niveles habituales.

Fatiga o cansancio

Adquiere el hábito de hidratarte

Mareos, náuseas y vómitos

Como veis, es importante reconocer a tiempo una deshidratación durante la práctica de nuestro entrenamiento para no llegar a males peores…

Te dejamos un video de nuestro canal de YouTube Método Lázaro sobre: ¿Qué es la hipertrofia muscular y cómo se logra? ¿Cómo aumentar la masa muscular?

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×