Contactar

¿Que Cuidados en la piel deben tener los deportistas?

7 de marzo de 2023

Dado que los deportistas están expuestos a numerosos agentes externos, es necesario proteger su piel al máximo para prevenir y evitar problemas.

Nuestra primera línea de defensa contra la agresión del exterior es nuestra piel.

Está formado por tres capas: la epidermis, que es la más externa y contiene células como los melanocitos, la dermis y la hipodermis.

Los vasos encargados de suministrar nutrientes discurren por la dermis, donde se encuentran las glándulas sebáceas y sudoríparas.

La capa de tejido adiposo de la que el cuerpo obtiene su energía, ocupa el último lugar.

Te puede interesar Cera de Abejas Propiedades, Usos y Beneficios para la Piel

La piel del atleta debe estar protegida.

La piel nos protege, pero también debemos tomar precauciones, por lo que debe haber un "acuerdo" de protección en ambos sentidos: la piel nos protege y nosotros la protegemos.

No hace falta decir que la piel de un atleta estará expuesta a los rayos del sol cuando realiza actividades al aire libre.

Las quemaduras son las lesiones más frecuentes que provocan y podrían prevenirse en gran medida si todos los deportistas, tanto aficionados como profesionales, pensaran en utilizar protector solar.

Cuanto más tiempo se use, más probable es que se desarrolle cáncer de piel.

Junto con las quemaduras, una variedad de lesiones cutáneas (causadas por traumatismos mecánicos, virales u hongos, o ambos) afectan a los atletas en varios deportes.

Hay algunos deportes en los que el uso de equipos, como raquetas, palos de golf o el mismo calzado deportivo, puede provocarlo.

Estamos hablando de hiperqueratosis, también llamada "callos", aquí. Lo que se ve es una acumulación de células epidérmicas indoloras.

Por lo general, aparecen en la región del metatarso o el metacarpo/carpo como resultado de la fricción o el roce por el uso repetido del mismo material.

Algunos atletas encuentran que los callos brindan defensa contra la posible aparición de ampollas, que son simplemente lesiones en las que se separan las capas de tejido.

Su aparición se ve favorecida por la marcha, sobre todo por el roce de los pies donde se acumula la humedad.

Sin embargo, no es una lesión sólo del pie, ya que también puede afectar a las manos, como en los deportes que implican el uso de cuerdas.

La existencia de la lesión no siempre puede verse favorecida por factores mecánicos sino por la presencia de algún componente patógeno.

En este nivel existen numerosas patologías con numerosos orígenes.

El virus del papiloma humano es la causa viral de las verrugas plantares.

Típico de deportistas cuyo "hábitat" es el agua o el tatami, pero no único, ya que también puede darse en lugares donde te puedes descalzar, como las duchas. ), la probabilidad de aparición también tiende a aumentar.

Las lesiones son pequeñas y están cubiertas de "puntos" negros por toda la superficie.

El pie de atleta puede tener un nombre que sugiera que es solo un problema para un deporte específico, pero puede afectar a cualquier atleta.

Es una infección fúngica causada por maceración de la piel; un ambiente húmedo, el uso de calcetines y el calor lo hacen más probable. que se encuentra principalmente en el regiones interdigitales y las plantas de los pies.

Para prevenir y evitar problemas que con pequeñas acciones quedan en meras anécdotas, se debe prestar la máxima atención a la piel del deportista.

Siempre consulta con un Nutricionista para obtener los mejores resultados

Seguridad y mantenimiento.

Los protectores solares generalmente desaparecen de la superficie de la piel debido al sudor y al roce.

Ciertos protectores solares están creados para permanecer sobre la piel en estas circunstancias y no irritar los ojos si el sudor resbala por los párpados, explica la experta.

Además, agrega que los lubricantes, como la vaselina, deben aplicarse en las áreas de fricción (como los pies, los pliegues inguinales y el pliegue interglúteo) antes de realizar ejercicios específicos, como correr largas distancias.

No se requiere protección solar en interiores, pero hay que recordar que la condensación del agua hará que sudemos más.

Esto implica que necesitaremos usar ropa hecha de materiales que puedan absorber efectivamente el sudor que producimos.

Debe quitarse los zapatos para usar la sauna, la sala de vapor o la piscina en muchos gimnasios.

Dado que la propagación de enfermedades contagiosas de la piel, como hongos y verrugas virales, es común en este tipo de ambientes, es imperativo extremar las precauciones en el cuidado de los pies cuando nos quitamos los zapatos.

Para reponer los lípidos de la superficie de la piel que se han perdido con la transpiración, se aconseja que después de terminar el entrenamiento y antes de vestirse se aplique una ligera capa de crema hidratante.

La hidratación también juega un papel importante, con agua y jabón.

La ropa deportiva suele estar diseñada para reducir la transpiración de la piel y está confeccionada con tejidos que permiten la evaporación del agua.

Tienen aberturas en las zonas donde la sudoración es más intensa, como las axilas o los pliegues de las ingles.

En cualquier caso, se aconseja seleccionar ropa de fibras sintéticas y que no se ajuste demasiado al cuerpo.

El dermatólogo destaca la importancia de llevar calcetines absorbentes y que el calzado sea lo más transpirable posible en lo que respecta a los pies.

Tanto dermatitis como acné.

Hay formas de evitarlo, pero es un error común pensar que la sudoración puede empeorar el acné debido al exceso de sebo que puede producir.

Llevar una toalla limpia puede ser de gran ayuda además de lavar minuciosamente nuestra piel antes de hacer ejercicio y hacerlo sin dejar rastros de maquillaje.

El acné no es una enfermedad contagiosa y no hay riesgo de contraerlo o transmitirlo por contacto con objetos, es posible que ciertos ejercicios.

Como los abdominales, puedan causar dolor en las lesiones que tenemos en la espalda.

Aconseja que en estas situaciones es adecuado colocar una toalla limpia encima de la colchoneta.

Debemos lavarnos la cara con un jabón suave y rehidratar la superficie con una crema libre de aceites que no obstruya los poros”.

La sudoración excesiva podría empeorar esta patología.

Estas personas, deberían hidratar su piel con el protector solar sugerido, luego ducharse con un jabón suave o gel para limpiar el ejercicio.

Las áreas más sucias, principalmente los pliegues, deben recibir aplicación.

No se requiere el uso de esponjas, guantes abrasivos o frotamiento vigoroso de la piel, enfatiza.

Después de ducharse, se aconseja hidratar la piel con un humectante hipoalergénico y consumiendo agua para reponer los líquidos utilizados durante el ejercicio.

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×