Contactar

¿Es realmente esencial el desayuno y quién tiene razón?

12 de febrero de 2024

La idea de que el desayuno es la comida más importante del día está siendo cuestionada cada vez más. Mientras algunos defensores llegan a comparar la omisión del desayuno con el hábito de fumar, la ciencia sugiere que no es tan esencial como se creía. En medio de diversas opiniones, surge la pregunta: ¿es realmente esencial el desayuno y quién tiene razón?

Desayuno, esencial o no ¿quién tiene razón?

¿Por qué desayunamos?

La estructura de las comidas del día, con distintos nombres y horarios específicos, tiene sus raíces en las necesidades humanas básicas que se establecen desde la infancia. Aunque seguimos un ciclo de dormir, despertar, comer y volver a dormir desde recién nacidos, la práctica de desayunar después del descanso nocturno y las cinco comidas diarias se ha convertido en un acuerdo social y cultural en la actualidad.

Contrariamente a la creencia común, estas prácticas no son tan necesarias ni cruciales como se piensa. En la infancia, dormimos por necesidad y comemos cuando sentimos hambre, pero como adultos, es probable que realicemos comidas simplemente porque "es la hora de comer", incluso sin tener hambre real.

Aunque social y culturalmente se espera que sigamos esta estructura de desayuno, almuerzo, cena y meriendas, la verdadera necesidad biológica puede variar. La pregunta persiste: ¿es realmente indispensable seguir rigurosamente esta estructura de comidas?

Romper el ayuno: lo que ocurre en nuestro cuerpo mientras dormimos

El sueño es una necesidad básica para el ser humano, fundamental para llevar a cabo funciones reparadoras mediante procesos metabólicos como la construcción de nuevas estructuras y la reparación de daños. Durante el sueño, la frecuencia cardíaca, el tono muscular y la temperatura corporal disminuyen, lo que resulta en un menor gasto calórico en comparación con la actividad diurna.

Al despertar, la frecuencia cardíaca se eleva y el cerebro vuelve a funcionar conscientemente, aumentando así el gasto energético en comparación con el reposo durante el sueño. Aunque se podría argumentar que debemos ingerir alimentos para romper el ayuno, es importante recordar que el cuerpo también gasta calorías al digerir y metabolizar alimentos. Además, el organismo cuenta con depósitos de energía como el tejido adiposo y el glucógeno almacenado en el hígado. En consecuencia, si no proporcionamos al cuerpo alimento, aún tendrá la energía necesaria para funcionar durante el ayuno.

¿Es necesario desayunar sí o sí? ¿es igual para todos?

El desayuno, aunque considerado una estrategia de la industria alimenticia más que una necesidad real del cuerpo, no es esencial diariamente. La importancia de desayunar varía según la actividad y las necesidades calóricas. Un estudio reciente demostró que el rendimiento intelectual no difiere significativamente entre desayunar o no. Sin embargo, para un rendimiento físico óptimo, especialmente en deportistas con altas necesidades energéticas, el desayuno puede ser crucial.

Además, consideraciones médicas, como en personas diabéticas que se aplican insulina por la noche, pueden hacer que el desayuno sea importante para evitar riesgos.

En resumen, el desayuno no es esencial, pero su relevancia depende de las necesidades y objetivos individuales.

No desayunar no te va a matar

No desayunar no es esencial, y omitir esta comida no representa un riesgo significativo para la salud, según varios estudios. La idea de que el desayuno es la comida más importante del día y debe ser la de mayor aporte calórico no siempre es beneficiosa. Investigaciones indican que concentrar las calorías al final del día puede favorecer la quema de grasas, y la importancia de desayunar para evitar la pérdida muscular es cuestionable.

Prolongar el ayuno no necesariamente conduce a un aumento en la ingesta calórica posterior, y estudios que vinculan la falta de desayuno con riesgos para la salud suelen ser asociativos en lugar de indicativos de causalidad.

No desayunar no conlleva automáticamente a la obesidad o a problemas cardiovasculares, ya que la necesidad de esta comida puede variar según las costumbres y el hambre individual.

Si desayunas, hazlo bien

Es fundamental prestar atención a la calidad del desayuno, no solo teniendo en cuenta el hambre, ya que la elección de alimentos influye en la nutrición.

Al desayunar, es recomendable optar por opciones saludables como frutas, verduras, lácteos, grasas saludables provenientes de frutos secos, semillas o aceite de oliva extra virgen, y también se puede considerar carnes magras.

Al hacerlo de manera consciente, teniendo en cuenta el nivel de hambre y seleccionando alimentos frescos y nutritivos, se contribuye a mantener una composición equilibrada y beneficiosa para la salud, aunque el desayuno en sí no sea esencial.

Te dejamos un video de nuestro canal de YouTube Método Lázaro sobre "El secreto detrás de una poderosa vitamina: ¡Descubre sus asombrosos beneficios para la salud!"

¡Subscríbete a nuestro boletín de noticias!

Recibirás las últimas novedades de entrenamientos y nutrición deportiva. Además de descuentos, promociones y mucho más.

Últimas entradas

crossmenu
×